MC Pro Insider (IV): IBM Watson, el plan “secreto” de Huawei, entrevista Luis Peixe

MC Pro Insider (IV):  IBM Watson, el plan “secreto” de Huawei, entrevista Luis Peixe

Han pasado 13 años desde que en 2006 vimos a IBM Watson en televisión, concursando y ganando. Desde entonces, Watson ha evolucionado y se ha convertido en algo mucho más grande que una máquina con la que ganar al Jeopardy! Esta semana te hemos contado su historia y todo de lo que es capaz.

Además, en nuestras píldoras MCPRO te contamos cómo quiere Huawei sobrevivir a Google, qué son esas aplicaciones web progresivas que cada vez encuentran más adeptos entre los desarrolladores o cómo, de la mano de HMD Global, Nokia ha resucitado de sus cenizas. ¡No te lo pierdas!

IBM Watson: casi todo lo que tienes que saber

Esa bestia de la inteligencia artificial que responde al nombre de IBM Watson es sin lugar a dudas uno de los proyectos tecnológicos más interesantes puestos en marcha por la multinacional americana en las últimas décadas.

¿Pero cuál es su historia? ¿Cómo ha llegado a ser IBM Watson probablemente la división comercial de IBM que más crece? ¿Qué aporta al campo de la IA y qué esperamos de este desarrollo en el futuro?

Cómo Huawei se está preparando para sobrevivir a Google

Como comentaban nuestros compañeros de MC la semana pasada, el nuevo Huawei Mate 30 ha dejado sensaciones agridulces. Porque por un lado es un grandísimo terminal, capaz de competir con los mejores del mercado.

Pero por otro, al ser el primero de la marca que se ve forzado a olvidarse de los servicios y aplicaciones de Google, la experiencia de usuario se resiente. Sin embargo Huawei tiene un plan y en MCPRO te contamos todos los detalles.

Aplicaciones Web Progresivas: qué son, cómo funcionan y qué tienes que saber

Las aplicaciones web progresivas (PWA) son una nueva generación de aplicaciones que aprovechan las principales tecnologías web (HTML, CSS y JavaScript) para crear interfaces para los servicios de Internet.

A diferencia de las aplicaciones móviles o las de escritorio, estas PWA pueden ejecutarse en cualquier navegador compatible con los estándares, además de otras ventajas como las notificaciones push, el rendimiento o el incremento de su funcionalidad según las capacidades del dispositivo y de ahí su denominación Progressive. Le dedicamos un acercamiento.

«Queremos que la marca Nokia vuelva a ser sinónimo de calidad para las empresas»

Como un ave fénix que renace de sus cenizas. Así se ha reinventado Nokia tras «sacudirse de encima» el peso de Microsoft, empezar desde cero licenciando la marca a HMD Global y apostar por Android.

De eso hace ahora casi tres años, en los que HDM Global no solo ha tenido que demostrar que la marca Nokia se merecía una nueva oportunidad, sino en los que ha coseguido despuntar en un mercado cada vez más competitivo, copado por nuevas marcas asiáticas capaces de ofrecer smartphones de grandísimas prestaciones a precios realmente contenidos. Todo esto nos lo ha contado Luis Peixe, country de manager de HMD Global en España, en una entrevista exclusiva.

Microsoft lanza .Net Core 3.0, actualiza Visual Studio 2019 y mejora Dynamics 365

Microsoft ha anunciado diversas mejoras en varios de sus productos para desarrolladores y profesionales. Entre ellas el lanzamiento de .Net Core 3.0, la actualización de Visual Studio 2019 y varias mejoras y novedades para Dynamics 365.

Los dos primeros anuncios los ha realizado en el marco de su evento virtual para desarrolladores .NET Conf 2019. En cuanto a las novedades de Dynamics, se presentaron en un evento para prensa y analistas en San Francisco hace escasas fechas.

Cómo la Inteligencia Artificial cambia el papel del CFO

El CFO (Chief Financial Officer) juega un papel clave en la mayor parte de las compañías. Y como la mayoría de los puestos estratégicos de cualquier organización, ha experimentado en los últimos años un profundo proceso de transformación digital. Como explican desde el departamento financiero de Microsoft Ibérica, «la figura del CFO y por extensión del departamento, ha cambiado drásticamente.

Así arranca el webinar «El departamento financiero en la nueva organización inteligente», en el que se explica cómo los departamentos financieros de las empresas pueden beneficiarse de las ventajas que ya hoy en día les ofrecen los desarrollos basados en Inteligencia Artificial.

Google alcanza la supremacía cuántica por primera vez en la industria

Un artículo de investigación publicado en un sitio web de NASA, asegura que Google habría alcanzado la supremacía cuántica con un supercomputador cuántico de 53 qubits derivado del proyecto Bristlecone.

El artículo fue descubierto por el Financial Times y aunque fue retirado posteriormente (parece que fue publicado antes de completar las revisiones correspondientes a estos artículos científicos) muestra un avance fundamental que por primera vez consigue la industria.

MCPRO Insider #1: Google cierra servicios, Facebook como compañía tóxica, Microsoft y el Open Source

MCPRO Insider #1: Google cierra servicios, Facebook como compañía tóxica, Microsoft y el Open Source

Bienvenidos a MCPRO Insider, el espacio desde el queremos contarte lo que ocurre en la industria tecnológica, de una forma diferente. Lo hacemos desde un prisma muy personal, utilizando por supuesto la voz de nuestros propios medios (MCPRO, MuyPymes, MC, MuyCanal, MuySeguridad, MuyLinux) pero apoyándonos también en todos aquellos (personas, medios, empresas) que saben contar buenas historias.

En nuestro primer número os hablamos de tres de las empresas que forman parte del santoral tecnológico (Google, Microsoft, Facebook) y de cómo cada vez hay más motivos de preocupación sobre ese gran invento que responde al nombre de “reconocimiento facial”. Además te proponemos que participes en nuestra encuesta de inversión IT. Comenzamos.

Google no sabe qué hacer con sus servicios

Google se ha convertido en una compañía especializada en estrenar nuevas aplicaciones y servicios para, sin dar demasiadas explicaciones, cerrarlas a los pocos años. En las últimas semanas hemos visto como los de MountainView han puesto fin a la aventura de Google Inbox y Google+. Y si de cerrar se trata, se han lucido con su comité de ética para la inteligencia artificial. La protesta de sus propios trabajadores ha conseguido que dure menos de una semana.

Con ese historial, muchos empiezan a plantearse si Google ha empezado a ser una compañía de la que uno no se puede fiar, en la que no merece la pena invertir tiempo (y datos).

Todo esto puede explique que Stadia, su servicio de streaming de juegos y que promete (y aquí la palabra promete es la importante) muchas cosas, haya sido recibido por casi todos con más escepticismo que otra cosa.

Microsoft y el Open Source: si no puedes con tu enemigo, únete a él

Aunque han pasado varios años, no son pocos los que se acuerdan de la famosa frase de Steve Ballmer: “Linux is a Cancer”. De alguna forma, podríamos disculparle… si recordamos que Ballmer fue el tipo que también dijo que el iPhone sería un fracaso o que decidió que comprar Nokia, era la mejor idea para relanzar su estrategia en el campo de los teléfonos móviles.

Casi 20 años después, Microsoft ha dado un cambio radical, con decisiones tan interesantes como permitir la ejecución de subsistemas Linux en Windows 10. Esta semana ha vuelto a hacerlo: acaban de publicar Visual Studio 2019 para todas las plataformas, y en el caso de Linux, se ha permitido el lujo de aliarse con Canonical para publicarlo en forma de Snap.

Como además ha recordado estos días en Madrid Natalia Mackevicius (general manager de Microsoft Azure Stack) su posición en el data center empresarial pasa por abrirse a cualquier tecnología que le demanden sus clientes: desde sistemas operativos completos como CentOS a desarrollos Open Source como Kubernetes, Red Hat Open Shift o Cloud Foundry.

Facebook tiene un serio problema y no lo va a poder solucionar

Lo de Cambridge Analytica era solo la punta del iceberg. Por mucho que Mark Zuckerberg haya declarado que quiere convertir a Facebook orientada hacia la privacidad y la seguridad de sus usuarios, lo cierto es que los escándalos se acumulan a diario. En el último mes se han encontrado 540 millones de registros de usuarios de esta red social en servidores públicos y se ha descubierto que la compañía ha almacenado millones de contraseñas en texto plano, sin cifrar, y por lo tanto accesibles a cualquier trabajador de la empresa.

Esto por no hablar de su incapacidad para impedir que sus propios usuarios compartan contenidos que incitan al odio o que directamente, son delictivos, como se ha demostrado con el filtrado de vídeos que muestran la matanza de musulmanes en una mezquita de Nueva Zelanda. Tal vez tengamos que dar la razón a Linus Torvalds, cuando dice que “Facebook es una enfermedad” o a las marcas que ya se están planteando si la de Zuckerberg se ha convertido en una compañía tóxica.

El reconocimiento facial comienza a inquietar a los expertos

El reconocimiento facial ha dejado de ser esa “simpática forma” de desbloquear tu teléfono con seguridad, a convertirse en algo mucho más serio. No solo se está implementando en decenas de ciudades chinas para controlar a sus ciudadanos, sino que en Europa y en Estados Unidos estamos empezando a ver sus primeros usos comerciales a la hora de agilizar la entrada en espectáculos públicos o incluso, para mejorar el acceso en los aeropuertos.

Sin embargo, esta semana varias voces han empezado a cuestionar cómo esta tecnología invade nuestra privacidad. Por si esto fuera poco, muchos sugieren que la AI asociada al reconocimiento facial, por lo general repite los estereotipos y juicios morales que asumimos como seres humanos. Y si no, que se lo pregunten a Amazon: en una carta abierta dirigida a Jeff Bezos, decenas de investigadores de las principales universidades de Estados Unidos han pedido que Amazon retire sus dispositivos y algoritmos de reconocimiento facial, al considerar que discrimina a todo tipo de minorías.

Ya que has llegado hasta aquí

Ya que has llegado hasta aquí, estamos seguros de que esto también te interesa. En primer lugar te proponemos que descubras cómo la nube está definiendo nuevos tipos de profesionales y compañías: disruptivas, innovadoras, optimizadoras. Puedes hacerlo descargándote el whitepaper “Beyond agility: How cloud is driving enterprise innovation”.

Además queremos saber más de ti (y de tu empresa). Para conseguirlo hemos puesto en marcha nuestro “Estudio Trimestral IT”, una macro encuesta con la que queremos conocer cómo es la realidad de las empresas IT, cómo les afectan las innovaciones tecnológicas y las fluctuaciones económicas. ¿Te animas a partipar?

Internet antes de Google

Mi navegador preferido es Google Chrome. Mi gestor de correo es Gmail. Guardo la mayoría de mis archivos en Google Drive. El sistema operativo de mi teléfono es Android y mi televisión es un poco más inteligente gracias a Google Chromecast que entre otras cosas, utilizo para ver vídeos de Youtube. Mi vida tecnológica, como la de muchos de los que estáis ahora leyendo estas líneas, está tan ligada a Google, que no es exagerado afirmar que pasamos más tiempo con la empresa de Mountainview, que junto a nuestros seres queridos.

Esto obviamente, no siempre ha sido así. Al fin y al cabo,  el buscador más famoso y más utilizado del mundo no vio la luz hasta 1998 y no se comenzó a popularizarse hasta unos años después. Y sin embargo, había una vida más que interesante en Internet antes de Google.

before_internet

Comencemos por lo más básico. ¿Cómo buscábamos información en la Red a finales de los años 90? Seguramente con alguno de los buscadores de los que en MuyPymes mencionamos en “Internet antes de Google: 10 buscadores que hicieron historia”: Lycos, Excite, Altavista, Infoseek…

De todos, Altavista era el que yo utilizaba con más frecuencia, junto con Yahoo! que por aquel entonces no pasaba en realidad de ser un catálogo que ordenaba las webs en función de su popularidad en diversas categorías.

Altavista

Buscar información y encontrar lo que buscabas no era un tema baladí. De hecho la “poca utilidad” que por aquel entonces tenían muchos de estos buscadores, se comprendía al observar como en las librerías los libros del tipo “las páginas amarillas de Internet” se vendían más que bien.  Y no sólo hablamos de libros. En el kiosko, revistas como Netmania (del grupo Hobby Press), intentaban conquistar a un usuario que de todas todas, estaba dando sus primeros pasos en la Red a golpe de una conexión que no era plana y que mantenía “ocupado” el teléfono durante horas.

¿Cómo nos comunicábamos? La mayoría de nosotros, desde el buzón POP3 que nos regalaba nuestro proveedor de Internet.  Y no, no hablo de los Telefónica, Vodafone o Jazztel desde los que os conectáis ahora. La mayoría eran empresas como Arrakis, entidades bancarias como Bankinter (sí, mi proveedor de Internet durante un par de años fue un banco), portales de contenidos como Tiscali o EresMas, y en definitiva casi cualquier empresa que pudiera meter un dialer en un CD y regalarlo en ferias de informática como el SIMO.

Pero volvamos a la comunicación.Porque vaya si nos comunicábamos. Antes de las redes sociales, el correo electrónico nos parecía algo tan milagroso que de repente recuperamos el género epistolar con un entusiasmo que no se veía en España desde la época de Quevedo. Enormes e-mails en los que nos contábamos de todo, absolutamente de todo, como si no hubiera un mañana. Y no había Google, pero muchos confiaban en ese imán de SPAM que era Microsoft Messenger, mientras que los más “modernos” escribían (sospecho que siguen haciéndolo) desde Yahoo Mail.

ozu-1999

Y tan contentos estábamos con nuestras cartas cuando de repente en España una empresa tan castiza como “Olé” inauguró las primeras (o almenos para mí lo eran) salas de chat basadas en Java. Éramos una pequeña familia. Y digo pequeña porque cuando entrabas en la sala #Madrid, por poner un ejemplo, en los días buenos no había más de 50 personas conectadas al mismo tiempo. Se podía chatear en el canal abierto y aunque ahora pueda parecer extraño, ligar no era ni mucho menos el objetivo principal. Lo de las salas de chat tan pequeñas como el salón de casa se mantuvo durante un breve periodo de tiempo y como dijo Vargas Llosa, no está del todo claro “cuando se nos jodió el Perú”.

Tal vez fue cuando Terra inauguró las suyas o tal vez fue cuando casi todos aprendieron a conectarse al mIRC, un programa de chat instantántea basado en nodos y canales y que para utilizarlo correctamente había que aprenderse unos cuantos atajos de teclado. Mítico por supuesto era el nodo #mIRCHispano y su archiconocida sala #Amistad, pero eso es otra historia.

icq

De la sala de chat saltamos también antes de llegar a Google a los programas de mensajería instantánea. Y como contamos en “De ICQ a WhatsApp en la Web: Historia de la mensajería instantánea”, ICQ fue el encargado de abrir camino y marcar una época. Los que los utilizábamos (la mayoría proveníamos de las salas de chat de Olé y Ozú y nos trasladamos a esta plataforma) no dábamos crédito a lo que veíamos. Visto con perspectiva es cierto que la interfaz era más bien cutre, pero el hecho de poder ver en tiempo real cómo nuestro interlocutor escribía, borraba las letras, cambiaba de idea… nos parecía casi brujería.

Aunque durante ese tiempo fueron surgiendo otros programas, la mayoría pasamos del ICQ al Messenger, sobre todo cuando Microsoft lo impuso “por decreto” al incluirlo en Windows XP. ¿Nos gustó? Nos gustó.

napster

Para no alargarme demasiado, el último hito al que quiero referirme antes de la llegada de Google es la descarga de música de la Red. Y no, no hablo de Napster, programa que se popularizaría como el primer tímido azote para la industria discográfica. Hablo de páginas que, sorpresa sorpresa, ofrecían la descarga de MP3 directa, ya que alojaban la música directamente en sus servidores.

Toda la información se organizaba en torno a catálogos de enlaces, ordenados de forma jerárquica que había que escudriñar en busca de lo que queríamos. Pero daba igual. Cuando encontrábamos la canción, no no nos importaba esperar una media hora hasta que se bjase nuestro MP3, o que tuviéramos que utilizar 3 o 4 discos de 3,5 pulgadas para guardarlo. Lo que importaba es que era nuestra, que sabíamos que habíamos hecho algo”ilegal” y que nos nos importaba.

Hasta la llegada de Napster este tipo de páginas vivieron una suerte de “edad dorada” y como consecuencia cada vez resultaba más complicada encontrar alguna que no quisiera vender un servicio de suscripción o que fuese directamente falsa. Casi al mismo tiempo del lanzamiento de Napster, empezaron a presentarse los primeros reproductores de MP3 (Yo me hice con un Samsung Yepp con 32 MB de almacenamiento interno y un diseño espectacular, construido en aluminio pulido) y como suele decirse, el resto es historia.

Vivir con un Chromebook

photoshoppixel

Desde hace un par de semanas utilizo de forma exclusiva un Chromebook. Para quién no lo sepa, los chromebooks son esos portátiles apoyados por Google y que utilizan únicamente Chrome OS como sistema operativo. Teniendo en cuenta que el 99% de mi actividad en un ordenador la paso frente a un navegador, pensé que la experiencia podría merecer la pena. ¿Ha sido así?

Vayamos por partes. En primer lugar, en este post no voy a analizar qué se puede hacer o qué no se puede hacer con un Chromebook. Si estáis interesados en saberlo, os recomiendo que leáis el especial de tres artículos que hemos publicado en MuyPymes. Podéis consultarlo aquí: Parte I, Parte II y Parte III.

Lo que sí quiero aclarar es que trabajar con un Chromebook supone básicamente (salvo algunos detalles de menos importancia) trabajar con Google Chrome. ¿Qué quiere decir esto? Que si estamos acostumbrados a utilizar el navegador de Google, si utilizamos de forma habitual sus extensiones y sus aplicaciones y sobre todo, si estamos acostumbrados a guardar nuestra información más valiosa en “la nube”, Chromebook se nos descubrirá como un equipo con muchas ventajas: rápido, con una batería que aguanta muchas horas y un precio más que asequible (suelen situarse en la orla de los 300 euros).

Ahora bien, si somos de los que nos preocupa que Google y otras empresas nos “espíen”, si lo que nos gusta es trabajar en el escritorio y sobre todo si usamos aplicaciones profesionales que no tienen su equivalente en la Red, entonces Chromebook desde luego no es para nosotros.

Si os fijáis, del párrafo anterior lo más interesante es “aplicaciones profesionales que no tienen su equivalente en la Red”. Es sorprende constatar ya el enorme número de aplicaciones que sí están en Internet y que de quererlo, resuelven casi todas nuestras necesidades. Incluso una de las grandes, como es Photoshop ya está dando los primeros pasos para ser completamente funcional desde Internet.

En mi caso, tal vez por el hecho de cambiar con frecuencia de equipo, el trabajar de forma casi exclusiva en Internet es toda una ventaja que me evita muchos quebraderos de cabeza cuando tengo que hacer una migración. Y es que en mi caso…

  • Mis documentos: archivos de Word, Excel, PowerPoint, PDF, etc. se almacenan en Google Drive.
  • Mis fotografías: estás respaldas con una copia de seguridad en OneDrive, donde tengo almacenamiento ilimitado.
  • Mi música: confío de forma exclusiva en Spotify y Google Music
  • Mis tareas: trabajo con Any.Do
  • La información que necesito recordar: no hay nada mejor que Evernote y Onenote.
  • Y así un largo etc. con el que no os quiero aburrir.

El hecho de que una simple combinación user/password me de acceso instantáneo a todo lo que necesito, me parece la gran, gran ventaja de la nueva informática: una en la que los equipos que llegan al usuario final no tendrán que ser tan potentes, en la que el sistema operativo elegido tendrá una importancia muy secundaria y que por supuesto, promete accesibilidad en todo momento y en casi cualquier lugar.

¿Tiene riesgos? Por supuesto. Todavía en la historia de la humanidad no se ha inventado nada “libre de riesgos”. Podemos perder toda nuestra información (de la misma forma que nos puede pasar en nuestra casa), nos la pueden robar (de la misma forma que nos puede pasar en nuestra casa) y nos pueden espiar (de la misma forma que nos puede pasar en nuestra casa).

Eso sí, si yo tengo que elegir, me quedo con los supuestos “riesgos” de confiar en la nube a las “garantizadas seguridades” de no hacerlo.

Big Data y periodismo: anticipando la noticia

economist_big_data

Hace más de un año que en el mundo tecnológico no se habla de otra cosa. El análisis de enormes volúmenes de datos, lo que se conoce como Big Data, va a transformar nuestras vidas. Y lo va a hacer de una forma en la que la mayoría de nosotros todavía no somos conscientes.

Todos nosotros, desde el momento que nos despertamos hasta que llega la hora de irnos a dormir, generamos información. Información que cada vez más, se registra en todo tipo de dispositivos: nuestro ordenador, smartphone, tablet, kioskos virtuales, tarjetas de fidelización y un largo etc. ¿Quién hace uso de esa información? ¿De qué modo se saca partido a un volumen de datos que se duplica cada año que pasa?

Las teorías de la conspiración apuntan a las “malvadas” empresas, que usan esa información para ofrecernos productos y hacer negocio con nuestros datos, siguiendo al pie de la letra esa máxima del mundo tecnológico que afirma que cuando un producto es gratuito, es que el producto real somos nosotros.

Y aunque por supuesto algo de esto hay, los beneficios que ya se están derivando del análisis del Big Data, superan con creces los costes, por muy celosos de nuestra intimidad que podamos ser. Google por ejemplo, gracias a un producto como Google Now es capaz al analizar nuestro correo electrónico, nuestra agenda y otros servicios a los que nosotros  le damos acceso (por que queremos, conviene recordarlo), avisarnos de cuándo tenemos que salir de casa si queremos llegar a tiempo a nuestra próxima reunión, o si el vuelo que tenemos previsto coger a las 4, ha sido retrasado.

Pero esto es sólo el principio. Cuantos más datos, de forma inevitable, sigamos “compartiendo” con el mundo, mayor uso puede hacer la tecnología de los mismos. En el campo médico por ejemplo, una app podrá avisarnos de que existen altísimas posibilidades de que cojamos una gripe en las próximas semanas. En el nutricional nuestro teléfono nos informará de que deberíamos comer más pescado para tener una dieta equilibrada y a la hora de comprar, podremos saber en tiempo real en qué tienda venden ese modelo de pantalones que la semana pasada estaban agotados. Son sólo algunos ejemplos del Big Data personal, pero como el Big Data tiene también un ámbito social va a cambiar la forma en la que ejercemos nuestra profesión.

Anticipando la noticia

Todos estamos de acuerdo en que Internet ha supuesto una revolución para el mundo del periodismo. Hoy en día, gracias a herramientas como Twitter, podemos estar al tanto de lo que ocurre, justo en el mismo segundo en que se está produciendo la noticia que abrirá los informativos de las nueve de la noche.

Pero ¿Y si pudiésemos saber qué es lo que va a pasar antes de que ocurra? ¿Cómo afectaría esto a nuestra profesión? Sin necesidad de recurrir al Tarot o a otras ciencias ocultas, el análisis del Big Data nos va a permtir si no saber exactamente qué va a ocurrir, al menos dibujarnos un boceto de lo que probablemente ocurrirá.

El análisis de enormes volúmenes de información, permitirá elaborar grandes esquemas predictivos en los que dadas las variables x, y, z se alcanza un resultado que se espera. Muchos pueden decir que esto es lo que se lleva haciendo durante décadas en las apuestas deportivas… se toman muchas temporadas, el estado de forma de los jugadores, etc. y se apuesta con la información en la mano.

El problema de este modelo “deportivo” es que el volumen de datos que se toman a analizar es pequeño. De esta forma aunque los que lo emplean tienen un porcentaje de acierto mayor que el del apostante casual, el margen de error sigue siendo bastante alto. Si estas apuestas se hiciesen tomando un análisis serio basado en Big Data, no estaríamos hablando de que se duplica el número de datos que se toma como input, ni se triplica, sino que probablemente se elevaría al millón, manteniendo por supuesto un margen de incertidumbre…pero que sería muy pequeño.

Siguiendo el razonamiento anterior, saber quién ganará las próximas elecciones generales dejaría de ser una sorpresa. Sería igualmente previsible saber quién ganaría el próximo premio Nobel de literatura y tampoco tendría secretos el hecho de que haya producido un terremoto en Pakistán. Los profesionales de las necrológicas estarían al tanto de qué personajes famosos van a morir de cáncer en los próximos cinco años y los de internacional, en qué punto del planeta es más probable que estalle el próximo conflicto.

¿Está todo ya escrito o predestinado? Por supuesto que no. En este campo de trabajo el Big Data trabaja con probabilidades, como por otro lado siempre ha hecho el periodismo. Sin embargo si antes estábamos hablando de tirar una moneda al aire para escoger entre cara o cruz, en el futuro cada veremos más monedas con dos caras o incluso con tres.

 

¿Tiene que preocuparse Apple ante la nueva generación de tablets Android?

Nexus 7

Una de las reflexiones más interesantes que hace Antonio Ortiz en su blog “Error 500” es cuando afirma que la industria del móvil en 2013 va a dejar de seguir al iPhone de Apple para innovar y plantear apuestas auténticamente originales. El smartphone de Apple sigue siendo según mi opinión el terminal en el que quiere reflejarse la industria, pero es cierto que estrategias como la de Samsung están trasladando al usuario un mensaje que cada vez cala más: la combinación de hardware de empresas como la propia Samsung o HTC junto al cada vez más pulido Android, pueden llegar a ser una apuesta ganadora frente a Apple e iOS.

Lo que no está hasta ahora tan claro es si esto podía llegar a pasar también con las tablets. Hasta ahora la competencia que ha tenido el excelente iPad de Apple ha sido puramente testimonial. Por supuesto, hace más de un año que Android dispone de su propia versión para tablets y ahí está la poderosa Amazon vendiendo su Kindle Fire HD como rosquillas al otro lado del Atlántico pero no parecia hasta ahora que Apple tuviese motivos para preocuparse.

Continue reading “¿Tiene que preocuparse Apple ante la nueva generación de tablets Android?”

Apple contra Apple (y II): la “appleización” de los medios

Una de las cosas que comentaba en el post anterior “Apple contra Apple” es que los medios de comunicación han caído en una relación de dependencia con respecto a la empresa de Cupertino, en la que todos ganan: Apple porque  consigue un marketing prácticamente gratuito y los medios porque dan a los lectores lo que buscan, aunque sea en detrimento de otro tipo de información igualmente valiosa.

Ahora bien, de poco sirve hacer proclamas si no se tienen las cifras en la mano. Para intentar plasmar, negro sobre blanco, lo que para muchos podría parecer una mera especulación, he llevado a cabo un sencillo experimento: medir el número de noticias que sobre las principales firmas tecnológicas del mundo y de sus productos estrella se han publicado en el último mes.

Para ello, nada más sencilla que utilizar una herramienta tan poderosa como Google News (en su versión americana), que nos permite de un vistazo saber cuál es el estado de los medios de comunicación sobre un tema determinado. Tras un búsqueda que no me ha llevado más de unos minutos tenemos que:

Continue reading “Apple contra Apple (y II): la “appleización” de los medios”