Big Data y periodismo: anticipando la noticia

economist_big_data

Hace más de un año que en el mundo tecnológico no se habla de otra cosa. El análisis de enormes volúmenes de datos, lo que se conoce como Big Data, va a transformar nuestras vidas. Y lo va a hacer de una forma en la que la mayoría de nosotros todavía no somos conscientes.

Todos nosotros, desde el momento que nos despertamos hasta que llega la hora de irnos a dormir, generamos información. Información que cada vez más, se registra en todo tipo de dispositivos: nuestro ordenador, smartphone, tablet, kioskos virtuales, tarjetas de fidelización y un largo etc. ¿Quién hace uso de esa información? ¿De qué modo se saca partido a un volumen de datos que se duplica cada año que pasa?

Las teorías de la conspiración apuntan a las “malvadas” empresas, que usan esa información para ofrecernos productos y hacer negocio con nuestros datos, siguiendo al pie de la letra esa máxima del mundo tecnológico que afirma que cuando un producto es gratuito, es que el producto real somos nosotros.

Y aunque por supuesto algo de esto hay, los beneficios que ya se están derivando del análisis del Big Data, superan con creces los costes, por muy celosos de nuestra intimidad que podamos ser. Google por ejemplo, gracias a un producto como Google Now es capaz al analizar nuestro correo electrónico, nuestra agenda y otros servicios a los que nosotros  le damos acceso (por que queremos, conviene recordarlo), avisarnos de cuándo tenemos que salir de casa si queremos llegar a tiempo a nuestra próxima reunión, o si el vuelo que tenemos previsto coger a las 4, ha sido retrasado.

Pero esto es sólo el principio. Cuantos más datos, de forma inevitable, sigamos “compartiendo” con el mundo, mayor uso puede hacer la tecnología de los mismos. En el campo médico por ejemplo, una app podrá avisarnos de que existen altísimas posibilidades de que cojamos una gripe en las próximas semanas. En el nutricional nuestro teléfono nos informará de que deberíamos comer más pescado para tener una dieta equilibrada y a la hora de comprar, podremos saber en tiempo real en qué tienda venden ese modelo de pantalones que la semana pasada estaban agotados. Son sólo algunos ejemplos del Big Data personal, pero como el Big Data tiene también un ámbito social va a cambiar la forma en la que ejercemos nuestra profesión.

Anticipando la noticia

Todos estamos de acuerdo en que Internet ha supuesto una revolución para el mundo del periodismo. Hoy en día, gracias a herramientas como Twitter, podemos estar al tanto de lo que ocurre, justo en el mismo segundo en que se está produciendo la noticia que abrirá los informativos de las nueve de la noche.

Pero ¿Y si pudiésemos saber qué es lo que va a pasar antes de que ocurra? ¿Cómo afectaría esto a nuestra profesión? Sin necesidad de recurrir al Tarot o a otras ciencias ocultas, el análisis del Big Data nos va a permtir si no saber exactamente qué va a ocurrir, al menos dibujarnos un boceto de lo que probablemente ocurrirá.

El análisis de enormes volúmenes de información, permitirá elaborar grandes esquemas predictivos en los que dadas las variables x, y, z se alcanza un resultado que se espera. Muchos pueden decir que esto es lo que se lleva haciendo durante décadas en las apuestas deportivas… se toman muchas temporadas, el estado de forma de los jugadores, etc. y se apuesta con la información en la mano.

El problema de este modelo “deportivo” es que el volumen de datos que se toman a analizar es pequeño. De esta forma aunque los que lo emplean tienen un porcentaje de acierto mayor que el del apostante casual, el margen de error sigue siendo bastante alto. Si estas apuestas se hiciesen tomando un análisis serio basado en Big Data, no estaríamos hablando de que se duplica el número de datos que se toma como input, ni se triplica, sino que probablemente se elevaría al millón, manteniendo por supuesto un margen de incertidumbre…pero que sería muy pequeño.

Siguiendo el razonamiento anterior, saber quién ganará las próximas elecciones generales dejaría de ser una sorpresa. Sería igualmente previsible saber quién ganaría el próximo premio Nobel de literatura y tampoco tendría secretos el hecho de que haya producido un terremoto en Pakistán. Los profesionales de las necrológicas estarían al tanto de qué personajes famosos van a morir de cáncer en los próximos cinco años y los de internacional, en qué punto del planeta es más probable que estalle el próximo conflicto.

¿Está todo ya escrito o predestinado? Por supuesto que no. En este campo de trabajo el Big Data trabaja con probabilidades, como por otro lado siempre ha hecho el periodismo. Sin embargo si antes estábamos hablando de tirar una moneda al aire para escoger entre cara o cruz, en el futuro cada veremos más monedas con dos caras o incluso con tres.

 

Advertisements

One thought on “Big Data y periodismo: anticipando la noticia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s